Previa inspección para averiguar el tipo de plaga, y poder averiguar la razón por la que se produjo la plaga.

Asesoramiento de medidas preventivas para evitar que vuelvan a proliferar las plagas.

Diseño del tratamiento a realizar, empezando por una monitorización, para saber realmente el grado de infestación y el estado ninfal en el que se encuentra la plaga.

El plazo del tratamiento dependerá del grado de infestación, utilizando técnicas de pulverizado, aplicación de gel o espolvoreo, según convenga, hasta acabar con la plaga.

Tartamiento de mantenimiento con visitas regulares, para asegurar la perfecta estabilidad para el cliente